Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

sábado, 22 de diciembre de 2012

LA LENGUA DE HEIDEGGER

Esta mañana me encontré con un artículo periodístico sobre mi escritorio que se titula exactamente La relevancia de la lengua de Heidegger, de Enrique Gimbernat. No dudé ni un segundo de que estaría relacionado con el idioma alemán, pues en mi casa soy la receptora indiscutible de cualquier tipo de noticia, curiosidad o hecho que tenga que ver con el país germano. 



Y me dispuse a leer el artículo completo y subrayé ciertas ideas que me parecieron relevantes. Algunas de ellas son:

  • El alemán no se puede aprender de viva voz. El alemán es un problema «de codos».  
  • Es imposible aprender alemán sin haber estudiado previamente, y muy a fondo, su gramática.
  • No podemos llevar a cabo la correspondiente declinación si previamente no conocemos el a veces enigmático género (masculino, femenino o neutro) de la palabra alemana en cuestión.
  • No podemos comprender el sentido pleno de una frase hasta que el interlocutor o el escritor la concluyan, pues el verbo se sitúa muchas veces al final.
  • Si no se estudia su gramática como si fuera, por ejemplo, una asignatura de Anatomía, de Derecho Procesal o de Contabilidad (lo cual supone «repetir y memorizar» muchas veces), ni es posible comprender ni tampoco lanzarse a hablar o a escribir en ese idioma.
  • Su vocabulario de uso habitual es más reducido que el del inglés.
  • Se pronuncia como se escribe, lo que hace posible que los alemanes nos comprendan en el lenguaje hablado, por mucho acento extranjero que tengamos y por mucho que desconozcamos la amplia gama fonética de las vocales. Además, como apenas hay diferencia entre la palabra escrita y la hablada, si hemos llegado a entender lo que se escribe, entonces también hemos llegado a hacerlo de lo que se habla. 
  • La filosofía alemana sigue figurando en un primer plano porque, como afirmó Heidegger, la flexibilidad del idioma para crear nuevas palabras o para juntar en un solo vocablo, por ejemplo, sustantivos entre sí o con adjetivos o con participios pasivos, permite formular con una gran economía y precisión un determinado concepto.

viernes, 21 de diciembre de 2012

EL ESTILO DE MIRANDA

Miranda Kerr es una top model australiana archiconocida por ser uno de los ángeles de Victoria's Secret. Destacaría de su estilo su frescura y sencillez y, por eso, merece que hoy le dedique esta entrada de blog.










FELIZ NAVIDAD



¿Quién ha entrado en el portal de Belén? 
Gerardo Diego

¿Quién ha entrado en el portal,
en el portal de Belén?
¿Quién ha entrado por la puerta?
¿quién ha entrado, quién?.

La noche, el frío, la escarcha
y la espada de una estrella.
Un varón -vara florida-
y una doncella.

¿Quién ha entrado en el portal
por el techo abierto y roto?
¿Quién ha entrado que así suena
celeste alboroto?

Una escala de oro y música,
sostenidos y bemoles
y ángeles con panderetas
dorremifasoles.

¿Quién ha entrado en el portal,
en el portal de Belén,
no por la puerta y el techo
ni el aire del aire, quién?.

Flor sobre impacto capullo,
rocío sobre la flor.
Nadie sabe cómo vino
mi Niño, mi amor.

jueves, 20 de diciembre de 2012

¿CUÁL ES TU CAMINO?

La mayoría de las teorías filosóficas modernas y antiguas coinciden siempre en que el ser humano tiene una meta en su vida: alcanzar la felicidad. Pero, ¿cómo se alcanza esta felicidad? Pues bien, la propia felicidad es una condición inherente a cada ser humano y, por eso, es necesario definir un camino para poder lograrla.

Como introducción, me atrevería a identificar al ser humano con un pequeño caracol, desde que nace hasta que muere. Es decir, camina despacio, comete errores y, cuando esto último sucede, se esconde en su caparazón, en su casa.

Parábola del pequeño caracol

Pero entremos ahora en el punto de cómo construir un camino para ese ser humano que tanto ansía su felicidad. ¿Manuales en "busca de la felicidad"? Miles. ¿Eficacia? Dudo mucho de ella. Y digo esto porque, en primer lugar, detesto los manuales de autoayuda, nunca he creído en su eficacia. En segundo lugar, esa autoayuda para mí se combate siempre eficazmente hablando con la persona adecuada en el momento adecuado. Creo que siempre hay alguien dispuesto a escuchar y el tú a tú es mucho más fructífero que el libro-persona.

Ahora os dejo mi recomendación de lectura que se llama nada más y nada menos que "Camino", de San José María Escrivá de Balaguer. Es un libro pequeñito que tengo en mi estantería desde hace algunos años y que me regalaron por mi Confirmación. Aunque esté rodeado de falsos prejuicios, por ser San José María el fundador del Opus Dei, me resulta indiferente porque a mí me parece muy adecuado tanto para creyentes, agnósticos o no creyentes. 

De hecho, en mi año Erasmus en Austria, en el que viví en un colegio mayor del Opus Dei, teníamos en las estanterías una gran variedad de libros que podíamos coger prestados y me sorprendió cómo chicas de otros países, que confesaban que eran ateas, cogían este libro por propio interés y lo devolvían satisfechas de haber aprendido nuevas lecciones para su vida ordinaria.

Lo que propone el autor del libro es  sencillamente alcanzar la santidad en la vida ordinaria y para ello habla de 46 puntos diferentes tales como la humildad, la obediencia, el estudio, la alegría, propósitos etc. El estilo de redacción es claro y directo.
Libro Camino.