Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

jueves, 25 de julio de 2013

NO SOMOS NADA

Galicia vuelve a vestirse de luto y esta vez no ha sido el mar, sino la carretera. El presidente Núñez Feijoo acaba de declarar 7 días de luto oficial en la comunidad gallega. 

"No somos nada" es el pensamiento que ronda en mi cabeza desde ayer miércoles a última hora de la tarde, cuando leía en la red que un tren de pasajeros había descarrilado en las proximidades de Santiago de Compostela causando la muerte a unas 77 personas y provocando unos 130 heridos. Cualquiera de nosotros, de nuestros familiares o amigos podría haber viajado en ese tren. 

Aunque la noticia es aún muy reciente y están llegando continuamente informaciones variadas, siempre pienso en lo mismo cuando suceden este tipo de catástrofes; siempre me quedo con la idea de que el ser humano es un ser indefenso, un ser cuya vida puede cambiar de la noche a la mañana, o más bien, en un abrir y cerrar de ojos. 

Por decirlo de algún modo, lo bonito y asombroso de estas situaciones extremas es observar la labor tanto de los equipos de emergencia como de la gente anónima que pretenden ayudar a toda costa, sin reparar en las posibles consecuencias negativas de un "rescate" no planeado.

En Berlín, esto también es noticia. Y lo es en todo el mundo. Y como siempre sucede, para los no directamente afectados esto quedará como un simple recuerdo en medio de unas páginas de periódico. Pero aunque la vida sigue para todos, no me quiero imaginar lo que supondrá retomar esa vida a todas las personas que se han visto afectadas por este accidente. Yo desde aquí, solo puedo escribir unas letras de ánimo y apoyo a todos ellos. Ojalá que hoy 25/08/13 Santiago Apóstol ayude a subsanar este terrible dolor que hoy, desgraciadamente, acapara todas las atenciones y roba protagonismo a su celebración.


jueves, 4 de julio de 2013

LA CHICA DE LA MÁSCARA DE HIERRO

Aunque no es una máscara de hierro es como si lo fuera porque gracias a ella la luz que entra por la ventana cada mañana ya no me despierta. La necesito porque en Alemania no se lleva demasiado eso de tener persianas. Un país tan avanzado y sin persianas. Puede que todo tenga su sentido y lo hagan así para despertarse y ponerse a trabajar ya con el primer rayo de luz. No lo sé pero no me gusta esa moda y, por eso, la solución más  sencilla ha sido la adquirir en Rossmann esta máscara negra.