Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

domingo, 27 de octubre de 2013

OTOÑO EN BERLÍN

Esta mañana me he levantado de la cama y, sorprendida por ver que el reloj de mi móvil, siempre a la última, marcaba una hora menos, me di cuenta de que en la madrugada pasada había tocado retroceder una hora el reloj; una costumbre que indica que a partir de ahora los días empiezan a hacerse más cortos y de que poco a poco nos adentramos en ese temido invierno alemán.

Desde que he llegado a Alemania hasta ahora todo se ha sucedido tan rápidamente que hasta me creo que fue la semana pasada cuando me ponía vestidos, pantalones cortos o sandalias. Y ahora, todos ellos descansan en una esquina de mi armario,pues toda la ropa de abrigo les ha ganado terreno…

Pero no conviene ni disgustarse ni deprimirse ante la naturaleza y sus cambios, pues todas las estaciones del año son necesarias y, por qué no decirlo, hacen que la vida sea un poquito más emocionante. ¿A quién no le gusta ir a esquiar en invierno? ¿Acaso no es bonito perderse en un parque inundado por hojas de diferentes colores en otoño? ¿Y a quién no le gusta quedarse en casa, rodeado de los suyos, viendo una buena película sin importar que a las 17.15 sea noche cerrada un domingo 27 de octubre? Vale que todo sería discutible pero a mí me gustan todas las estacionas y, muy especialmente, el otoño. 

Y estas son algunas fotos que saqué esta semana en un lugar muy bonito de Berlín llamado Grunewald: