Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

martes, 31 de diciembre de 2013

ADIÓS 2013

Dentro de unas horas entraremos en un nuevo año, el 2014. Desde mi habitación ya se pueden oír petardos y ver lo elegante que se ha puesto la gente para despedir el 2013. Este fin de año lo pasaré en Berlín con mi amiga María. Cenaremos en casa y, después de tomar las uvas (tradición española que aquí no se lleva pero que nosotras mantenemos)  y ver algunos vídeos en Internet del gran humorista José Mota, iremos a tomarnos un cocktail y pasear por la zona del centro de Berlín: Brandenburgertor, Friedrichstrasse, Alexanderplatz… ¡Veremos si hay suficiente espacio para que todos podamos disfrutar con tranquilidad el Año Nuevo!


Sin embargo, lo que es seguro es que cuando estemos paseando podré identificar a alguna de mis clientas de Calzedonia con tan solo echar un vistazo a sus medias. No sabéis la cantidad de medias de mil tipos diferentes que he aconsejado y vendido, incluso el mismo día de Año Viejo y una media hora antes de que cerrásemos. Para que luego digan que las alemanas lo planifican todo y hacen las cosas con mucha antelación...

Este año le diré adiós al 2013 dándole gracias solo por todas las cosas buenas que me han sucedido y brindaré para que en 2014 se cumplan todos mis propósitos y nuevas ilusiones. Aunque suene mucho a tópico, pero por este orden, brindaré para que este año pueda tener muchísima salud, mucho amor y un poco de dinero para ir tirando y disfrutando con las cosas que tengo y con las cosas nuevas que están por llegar. Esta canción tan positiva de Dani Martín, Caminar, me dice mucho a este respecto y, con ella, me gustaría desearos a todos un maravilloso 2014 en el que podáis seguir caminando por un camino auténtico que os conduzca siempre a la felicidad.




jueves, 26 de diciembre de 2013

MIS ADORABLES VECINOS

Debo confesar que desde que vivo en Alemania hay ciertas cosas que me llaman la atención pero que, de alguna manera, ya las tengo asimiladas.

Lo que aún no he asimilado demasiado bien es que en nuestro piso, en Schönneberg, nuestros vecinos son de lo más sensibles, amables y delicados. Algo raro si los comparas con otros vecindarios. Y es por ello que les quería dedicar un pequeño post en mi blog.

Os diré que hace unos meses querían organizar una fiesta en casa por la noche y para ello, escribieron un cartel al lado de la puerta de la entrada. Ahí, explicaban a sus vecinos que si, en algún momento el tono era alto, llamasen al teléfono que indicaban en el mismo cartel. Desde mi punto de vista, todo un detalle de educación que se debería extender a muchos ámbitos de la sociedad.

El otro de los mensajes que recuerdo y que todavía cuelga al lado de la puerta de la entrada es este en el que, resumiendo, nos desean una muy feliz Navidad y año nuevo y dan las gracias por tener buenos vecinos en su vivienda. ¿Y el cerdo? Pues no es sino un símbolo de suerte. Detallistas, ¿no creéis?

UN 25 MUY ESPECIAL

Era la primera vez que celebraba la Nochebuena y un 25 de diciembre alejada de mi familia pero no me faltó el cariño de mis amigos de Berlín, de los SMS, de los mails, de los what's up y de las postales de felicitación de cumpleaños que llegaban de diferentes lugares: Austria (donde viví mi año Erasmus de 2008-2009), España y, por supuesto, Alemania.

Aquí algunas postales que recibí desde A Coruña y Berlín.
Aquí unas letras muy bonitas de mi amiga Inés, en el interior de la postal de abajo.

Hermosa postal navideña que me llegó de mis amigos de Graz.

Cierto es que eché un poco en falta la celebración navideña con todos mis familiares y mi grupo de amigos pero quise que este año en el que cumplía 25 fuese un año especial, quería celebrarlo de otro modo y sentir en la calle el ambiente festivo de esta ciudad tan maravillosa. Bueno, y es que otra de las razones de peso por las que decidí quedarme fue por el tema del trabajo, pues no podía aparcar de ninguna manera mi trabajo como profesora o como dependienta de Calzedonia.

Y así fue que una de mis compañeras de piso, María, se animó también a pasar estas fechas conmigo. Me hizo mucha ilusión porque ya que Olga (mi otra compañera de piso) pasaría sus Navidades en Barcelona, yo no me quedaría sola en el piso, aunque está claro que siempre se podría recurrir a otros buenos amigos y pasar con ellos estas fechas.


Pues os contaré que mis dos grandes amigas y compañeras de piso, se lo montaron a lo grande para preparar cada detalle de mi 25 cumpleaños. Olga, compinchada con María, dejó todo preparado antes de marcharse a Barcelona el lunes 23 por la mañana. Y cuando ese mismo día me levanté me encontré con esto:




Algo se traían entre manos para darme una sorpresa dos días antes de mi cumpleaños. Y la sorpresa, de la que no tenía ni idea y a la que me acompañó María una vez salí de trabajar, no podía ser más original y chic, pues se trataba de una sesión de maquillaje con la marca "Benefits San Francisco" y, al final, mis dos amigas me propusieron el regalo de una barra de labios que yo misma escogería. ¡No sabéis la ilusión que me hizo!

Aquí me maquillaron con unos productos muy sofisticados y agradables. ¡Cómo me hubiese gustado llevarme a la maquilladora a casa para que me arreglase cada mañana así de bien como lo hizo!

Este el pintalabios que escogí. Es un labial hidratante-suavizante. Tiene una fórmula nutritiva, enriquecida con manteca de karité, manteca de mango y vitamina E. Ofrece cobertura y color para una sensación de labios sin maquillar. ¡Es ideal!
Después de esta primera parte 1 de cumpleaños ya no sabía qué esperarme, ya me habían echo muy feliz con ese detalle. Pero no, a ellas les supo a poco y necesitaban continuar con la fiesta de mis 25. Y es que una de mis ilusiones era la de hacerme una foto bonita en la Puerta de Brandenburgo el día de mi cumple, llevando una velas o lo que fuese, con tal de simular mi cumpleaños en esa escena.


Y llegó el día 24, ¡Nochebuena! Yo trabajé hasta las 16.00 aproximadamente, llegué a casa y dije a María que yo prepararía nuestra cena. Agarré de lo que teníamos: como entrante, jamón serrano con tomate y un taco de queso y como plato principal, pescado hecho al horno con patatas, zanahorias y guisantes. Como postre, una ensalada de frutas. Como veis, de lo más normal que podíamos haber cenado. Pero nos gustó mucho y no sobró nada.

Después salimos a pasear y nos acercamos a la puerta de Brandenburgo para cumplir mi pequeño sueño. Y este fue el resultado, mis 25 el día 25.12.2013 en la Puerta de Brandenburgo, Berlín:

Puerta de Brandenburgo el 25.12.13 de madrugada.
Nos dimos un buen paseo por la zona y sacamos un montón de fotos porque las calles estaban preciosamente adornadas y decoradas con luces y demás historias. En ese momento, junto con mi amiga María me sentí muy especial, una vez más recordaba lo feliz que soy en Berlín y los buenos amigos que he hecho por aquí. 

Es una foto que me recuerda, además, que hay que ser muy positivos para conseguir los sueños porque de lo contrario, se desvanecen. Como decía Ortega y Gasset, "Yo soy yo y mis circunstancias". Y es que sé de sobra que en este momento, y entre otras cosas, aún no he encontrado el empleo de mis sueños y que mi fortuna no asciende a miles de euros anuales. Sin embargo, aquí es donde estoy y es aquí donde me gustaría continuar y, por tanto, solo queda pelear y trabajar poniendo mucha ilusión y cariño en lo que se hace para conseguir más cosas en el futuro.

Y llegó el 25 de diciembre de 2013, la segunda parte de mi cumpleaños organizada de  nuevo por mis dos incondicionales María y Olga. Y muchísimas sorpresas más…Nuestra cocina y el pasillo estaban repletos de cartulinas de feliz cumpleaños y un montón de papelitos con frases que recordaban a alguna que otra frase graciosilla que salió por mi boca en algún momento y que Olga registró pero que no os mostraré aquí porque sin contexto no se podrían entender (me las guardo para mí). Debo confesar que me reí muchísimo con cada una de ellas y me quedé embelesada con los dotes de dibujo de María. ¡Qué muñecas y qué flores tan bien dibujadas!





Y vinieron los regalos de María disfrazados de un posible chico Abercrombie…¡Ahí me la jugaste! :(








Después de tanta sorpresa yo ya no tenía cómo agradecerles a estas dos todo lo que se habían trabajado la preparación de mi cumpleaños. Yo estaba en una nube porque cada uno de los detalles que me hicieron fueron grandes muestras de cariño y aprecio que demuestran que desde que vivimos las tres juntas en Berlín nos hemos hecho verdaderas amigas.

Pero el cumple sigue…Y después de ir por la mañana a misa a Herz-Jesu esta vez comimos en casa de unos amigos. Esta vez, nada de cocinar en casa:







Como en casa de nuestros amigos se nos olvidaron las velas, al llegar a casa y después de cenar María y yo improvisamos una rebanada de pan Bimbo y le clavamos cada una de las velas. Fue un poco cutre pero no teníamos tarta… En fin, que pude soplar y pedir tres grandes deseos. Espero que, a mis 25 se me cumplan todos y cada uno de ellos.





Y el día llegaba a su fin. En un principio queríamos ir a la discoteca Adagio pero como estaba lloviendo y solo estábamos de nuestros amigos María y yo, decidimos cambiar el plan e irnos a los cines de Postdamerplatz. Tanto María como yo hacía muchísimo que no íbamos y nos enteramos en ese preciso instante de que las películas en esos cines estaban en inglés. No nos importó y, aunque en un principio queríamos ir a ver la película de los "Hunger games II", tuvimos que cambiarla porque a esas horas ya no se proyectaba. Elegimos "The Physician" y no nos defraudó en absoluto:




¿Qué hay a la salida de los cines de Postdamerplatz…?:

Preciosa iluminación en Postdamerplatz.


Con mi amiga María.

Papá Noel LEGO, ayúdame a cumplir todos mis sueños ;)


¡Muchas gracias a todos por el día tan bonito que me habéis hecho pasar!

martes, 17 de diciembre de 2013

CHICA CALZEDONIA


Supongo que todos conoceréis la marca Calzedonia y, para los que no, os diré que es una empresa italiana que comercializa productos tales como leggins, calcetines, medias etc. Los artículos que se pueden encontrar en una tienda Calzedonia destacan por su calidad, por su modernidad y porque son muy ponibles. Están dirigidos especialmente al sexo femenino, pero también se pueden encontrar algunos productos para hombres, principalmente calcetines.

Pues os cuento otra de mis odiseas… Desde el viernes 13 de diciembre me he convertido oficialmente en chica Calzedonia. Y es que como, de momento, mi trabajo como profesora, traductora e intérprete no cubre demasiadas horas semanales, he optado por buscarme un trabajo de media jornada que me permita compaginarlo con mi verdadera profesión y vocación. 

Fue hace unas semanas cuando tomé la decisión de solicitar un puesto como vendedora  a media jornada para una de las tiendas Calzadonia de Berlín y fue el jueves 12 de diciembre cuando yo, junto con otros solicitantes, hicimos una entrevista conjunta en la sala de un hotel en Charlottenburg con el equipo de chicas Calzedonia. Lo cierto es que yo era la única chica extranjera en medio de un grupo de chicas alemanas de pura cepa: altas, rubias y morenas, piel clara, muy arregladas para el momento y bastante serias. Yo era la excepción: chica española, 1,50 m, medianamente arreglada (venía de cuidar al bebé de unos amigos) y alegre. Primero nos presentamos y en una de las pruebas tuvimos que resolver un caso práctico de grupo. En cada momento, todo el equipo nos observaba y tomaba notas, especialmente cuando expusimos el caso práctico. Lo cierto es que yo no estaba nada nerviosa aunque bastante segura de que mi perfil no les interesaría.

Sin embargo, no fue así. El día 13 me llamaron y me dijeron si quería empezar ese mismo día de 15:00 a 21:00. Yo, impresionada, dije que sí. Después de todo, tenía experiencia de la tienda de souvenirs donde trabajé en verano y no tenía nada que perder, ¡ya me había ganado allí al público alemán! jeje. Aunque el metro me jugó una mala pasada, pues hubo un problema e hizo que llegase quince minutos más tarde a mi primer día de trabajo (avisé previamente por teléfono y no pasó nada), todo fue mejor de lo que esperaba: la encargada Caro y mi compañera Varinia me resultaron encantadoras, aunque eso sí, Caro muy exigente y metiéndonos mucha presión: "Hay que ir a por el cliente, sed agresivas, saludad y despedid siempre, preguntad si necesitan ayudan, en la caja mucha concentración etc etc. etc." Esas fueron solo algunas de sus frases traducidas del alemán, pues la filosofía de empresa es vender, vender y vender mucho.

Y tras firmar el contrato, enseguida llegaron los detalles de Calzedonia. En primer lugar, una tarjeta de descuento de un 30% para cualquier producto de la firma. En segundo lugar, el uniforme para el mes de diciembre, para el que pude escogerme lo que quisiera con tal de que fuesen unos leggins y un par de medias. Y estas fueron mis elecciones:


Mis dos pares de medias y el gorrito de Papá Noel que llevamos en la cabeza.

Mis leggins por delante.

Mis leggins por detrás.
Y lo más curioso es que me invitaron a la cena Calzedonia que ya tenían organizada desde hace tiempo en un restaurante, ¿adivináis?, ESPAÑOL. Fue muy curioso cuando llegué allí y vi todos los jamones ibéricos, paelleras y demás comida tradicional española. Fue una invitación que disfruté en compañía de otras chicas que trabajan para la empresa en Berlín. Pasamos una velada muy agradable en la que, además y envueltos en papel de regalo, intercambiamos objetos que teníamos por casa de los que nos gustaría deshacernos.

Este es el que me tocó a mí. Un puzzle de una chica…¿gótica? Muy curioso, jeje.




Y estas son las fotos de nuestra velada en el restaurante "Tauro":









Y ahora solo queda… ¡SEGUIR TRABAJANDO! Sea donde sea, ante una clase o ante un cliente. Uno nunca sabe donde podrá terminar, así que lo más importante es disfrutar de las pequeñas oportunidades que nos regala la vida y aprender de todo y de todos los que nos rodean.

lunes, 9 de diciembre de 2013

¡FELICES FIESTAS!

Este año he escogido la canción del anuncio publicitario de los grandes almacenes John Lewis para deseados unas muy felices fiestas a todos los que seguís mi blog o leéis de vez en cuando alguna que otra entrada que escribo. Me hace mucha ilusión que estéis siempre ahí porque no solo escribo para mí, sino para vosotros. Así, este 2014 espero seguir teniendo muchas ideas renovadas que poder volcar en El arte de las palabraspara que me sigáis allá por donde me muevo, para contaros cosas de lo más variadas y, si puedo, sorprenderos con alguna buena noticia.

Os deseo unas muy felices fiestas en compañía de todos vuestros seres queridos y un fantástico año 2014. Deseo, además, que la celebración del nacimiento del niño Jesús sea la fiesta clave para todos los que tenemos fe. Y ahora, a disfrutar de este entrañable vídeo:



"There once was an animal who had never seen Christmas"
I walked across an empty land
I knew the pathway like the back of my hand
I felt the earth beneath my feet
Sat by the river and it made me complete

Oh simple thing where have you gone?
I’m getting tired and I need someone to rely on
So tell me when you’re gonna let me in
I’m getting tired and I need somewhere to begin

I came across a fallen tree
I felt the branches of it looking at me
Is this the place we used to love?
Is this the place that I’ve been dreaming of?

Oh simple thing where have you gone?
I’m getting tired and I need someone to rely on

And if you have a minute why don’t we go
Talk about it somewhere only we know?
This could be the end of everything
So why don’t we go
Somewhere only we know?

viernes, 6 de diciembre de 2013

SAN NIKOLAUS

Este año debe de no haber sido nada fácil para él hacer su trabajo por las condiciones climáticas que le acompañaban: frío, nieve, viento y lluvia. Todo un pack para este 6 de diciembre teñido de dulce. 

San Nikolaus, predecesor de Papá Noel, ha comenzado muy de madrugada a repartir pequeños regalos y dulces (sobre todo) entre los niños alemanes y seguro que a esta hora ya debe de estar muy cansado. Ellos le esperaban impacientes con sus zapatos bien colocaditos bajo la chimenea y él estaba encantado de colarse en sus hogares para repartir ilusión. ¡Pero ojo! Más vale que os hayáis portado bien porque lleva consigo un látigo con el que azota a los niños malos y desobedientes.

Esta es la canción que los niños le cantan a San Nikolaus para que le traigan muchas cosas. ¿Os gusta como suena? A mí me resulta pegadiza y ¡ya me veo todo el día con la melodía en la cabeza!


Y esta es la cesta de dulces que el buen Nikolaus nos ha dejado en el piso ayer de madrugada:



domingo, 1 de diciembre de 2013

DICIEMBRE SE DESPIDE

Es mediodía . Un parque. 
Invierno. Blancas sendas ; 
simétricos montículos 
y ramos esqueléticos .

Bajo el invernadero, 
naranjos en maceta, 
y en su tonel, pintado 
de verde, la palmera.

Un viejecillo dice, 
para su capa vieja : 
"¡ El sol, esta hermosura 
del sol... !" Los niños juegan.

El agua de la fuente 
resbala,corre y sueña 
lamiendo, casi muda, la verdinosa piedra.


Sol de inviernoAntonio Machado.

¡Ya a día 1 de diciembre! Y sin palabras. Todo ha pasado enormemente rápido desde que llegué a Colonia y me mudé a Berlín. ¡Y cuántas cosas me han pasado! Cosas buenas, cosas malas, aventuras, decepciones, logros… Pero lo mejor, la gente buena que he conocido y el piso que comparto con dos amigas con las que me llevo fenomenal. Siempre digo que somos como un "trimonio", jeje. 

Pero a lo que iba, que me gusta mucho el mes de diciembre y por eso he querido dedicarle esta entrada comenzando con el poema de Machado. Un poema que yo interpreto así: que a pesar del de las condiciones meteorológicas tan desfavorables que se van a presentar (mucho frío, mucha nieve, mucha oscuridad), sobre todo aquí en Berlín, siempre se asomará ese rayo de sol que se relaciona con la esperanza. El invierno no puede dominar nuestro estado de ánimo, somos nosotros los que debemos dominarle a él. Y digo esto porque hay muchísimo casos de personas que se sienten deprimidas en esta época del año, que solo les apetece quedarse resguardadas en sus casas.

En mi opinión, todas las estaciones del año tienen algo muy especial. ¡Y qué suerte que cambien, así no nos aburrimos nunca! Sin embargo, diciembre es para mí un mes muy especial por varios motivos: la decoración navideña, la celebración del nacimiento de Jesús que coincide con el día 25 de mi cumpleaños (por eso soy tan buena,jaja), las reuniones familiares se mutiplican y es una época donde me gusta hacer balance de mi año, en todos los sentidos.

Estas navidades serán muy diferentes para mí porque no voy a viajar a España para celebrarlas con mi familia. Será la primera vez que las pase alejada de ellos en compañía de una de mis compañeras de piso. Aunque me encantaría estar allí con ellos en ese tiempo, decidí quedarme para ahorrar dinerito y seguir trabajando y buscando más trabajo. Si se me preguntase qué le pediría al 2014, contestaría sin duda MÁS TRABAJO. 

Aquí os dejo un collage de imágenes que se corresponden con un calendario de Adviento que nos regalaron y que es muy típico de la cultura de aquí (haced click en la imagen para leer más) y, por supuesto, os dejo con la fotografía del mercadillo navideño de la conocidísima Alexanderplatz (hay muchísimos más repartidos por toda la ciudad).