Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

domingo, 1 de diciembre de 2013

DICIEMBRE SE DESPIDE

Es mediodía . Un parque. 
Invierno. Blancas sendas ; 
simétricos montículos 
y ramos esqueléticos .

Bajo el invernadero, 
naranjos en maceta, 
y en su tonel, pintado 
de verde, la palmera.

Un viejecillo dice, 
para su capa vieja : 
"¡ El sol, esta hermosura 
del sol... !" Los niños juegan.

El agua de la fuente 
resbala,corre y sueña 
lamiendo, casi muda, la verdinosa piedra.


Sol de inviernoAntonio Machado.

¡Ya a día 1 de diciembre! Y sin palabras. Todo ha pasado enormemente rápido desde que llegué a Colonia y me mudé a Berlín. ¡Y cuántas cosas me han pasado! Cosas buenas, cosas malas, aventuras, decepciones, logros… Pero lo mejor, la gente buena que he conocido y el piso que comparto con dos amigas con las que me llevo fenomenal. Siempre digo que somos como un "trimonio", jeje. 

Pero a lo que iba, que me gusta mucho el mes de diciembre y por eso he querido dedicarle esta entrada comenzando con el poema de Machado. Un poema que yo interpreto así: que a pesar del de las condiciones meteorológicas tan desfavorables que se van a presentar (mucho frío, mucha nieve, mucha oscuridad), sobre todo aquí en Berlín, siempre se asomará ese rayo de sol que se relaciona con la esperanza. El invierno no puede dominar nuestro estado de ánimo, somos nosotros los que debemos dominarle a él. Y digo esto porque hay muchísimo casos de personas que se sienten deprimidas en esta época del año, que solo les apetece quedarse resguardadas en sus casas.

En mi opinión, todas las estaciones del año tienen algo muy especial. ¡Y qué suerte que cambien, así no nos aburrimos nunca! Sin embargo, diciembre es para mí un mes muy especial por varios motivos: la decoración navideña, la celebración del nacimiento de Jesús que coincide con el día 25 de mi cumpleaños (por eso soy tan buena,jaja), las reuniones familiares se mutiplican y es una época donde me gusta hacer balance de mi año, en todos los sentidos.

Estas navidades serán muy diferentes para mí porque no voy a viajar a España para celebrarlas con mi familia. Será la primera vez que las pase alejada de ellos en compañía de una de mis compañeras de piso. Aunque me encantaría estar allí con ellos en ese tiempo, decidí quedarme para ahorrar dinerito y seguir trabajando y buscando más trabajo. Si se me preguntase qué le pediría al 2014, contestaría sin duda MÁS TRABAJO. 

Aquí os dejo un collage de imágenes que se corresponden con un calendario de Adviento que nos regalaron y que es muy típico de la cultura de aquí (haced click en la imagen para leer más) y, por supuesto, os dejo con la fotografía del mercadillo navideño de la conocidísima Alexanderplatz (hay muchísimos más repartidos por toda la ciudad).


No hay comentarios:

Publicar un comentario