Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

domingo, 31 de agosto de 2014

EL HOMBRE QUE VISTIÓ A LOS CISNES

Todavía me entra esa cosa que uno siente
ante el reto de que hay que hacer algo nuevo
(Pertegaz)


Con este vídeo recuerdo el ideal de belleza que siempre persiguió uno de mis diseñadores favoritos por excelencia: Pertegaz. Una mujer sencilla, delicada, frágil y muy delgada que fluye en sus movimientos y viste con una elegancia sofisticada. Él siempre decía a sus modelos que quería en sus pasarelas un movimiento etéreo, como los cisnes. Una de sus inspiraciones fue Audrey Hepburn, de quien decía era la mujer perfecta, armónica, que reunía todas las características que encajaban en su visión de la moda. 

Manuel Pertegaz Ibáñez (Olba, Teruel, 18 de mayo de 1918, Barcelona, 30 de agosto de 2014) nos dejó ayer a sus 96 años de edad. De este gran maestro de alta costura nos podríamos quedar con muchas cosas, tanto con los rasgos de su personalidad inquieta como con muchos de sus modelos de alta costura, que nunca pasarán de moda. Y sobre estos dos puntos me gustaría seguir escribiendo a continuación.

LA PERSONALIDAD DE PERTEGAZ


Pertegaz ha sido definido en numerosas ocasiones como un artistazo. Su sensibilidad y ambición por convertirse en el mejor (y no en uno de los mejores) lo persiguieron a lo largo de toda su carrera. Su perfeccionismo y ganas de seguir creando le valieron muchas noches en vela, según afirmó en algunas ocasiones. Él sabía que alcanzar la perfección era imposible, pero hacía lo imposible por rozarla. Decía que su trabajo era muy fuerte pero fantástico y que la moda se lo había dado todo: la amistad, el conocer a gente nueva, el viajar...Pese a los tiempos difíciles que le tocó vivir, supo a la perfección cómo reinventarse y adaptarse a los cambios generacionales sin renunciar a su estilo.

No era un hombre de muchas palabras y su modo de expresarse era la moda. Tremendamente expresivo, al mirarle a la cara se veía a un hombre alegre de ojos pequeños y brillantes y muy apasionado, al que le acompañaba siempre una curiosidad infinita. Los que trabajaban con él dicen que era un hombre sumamente estricto y muy exquisito con su trabajo. ¿Qué personaje histórico le hubiese gustado ser?, le preguntaban. Y él respondía sin dudarlo: Miguel Ángel.

EL ESTILO DE LA FIRMA PERTEGAZ



La mujer etérea o la mujer junco. Es así para quien creaba Pertegaz y es así cómo él quería a sus modelos, sus musas. Nunca negó que no le gustaban nada las curvas y siempre fue muy estricto con sus modelos. Algunas incluso comentaban que no les dejaban desfilar si habían engordado tan solo un kilogramo.

Pertegaz siempre tuvo una visión muy clara de cómo quería sus colecciones: muy elegantes. Él definió el buen gusto como la simplicidad unida a una sofisticación adecuada. Entre otras, vistió a Carmen Polo y a la reina Doña Letizia. De esta última no podríamos olvidarnos de su maravilloso vestido de boda con el que nos deleitó aquel 24 de mayo de 2004.

Aquí os dejo solo algunas de las creaciones de Pertegaz que me encantan y que definirían para mí su indiscutible estilo. Claro está que hay muchas más. Si visitáis su web podréis deleitaros con todas sus colecciones que incluyen no solo moda femenina, sino también moda masculina, accesorios, productos para la casa etc. Visitadla porque no tiene desperdicio. Pienso que aunque no podamos permitirnos ser clientes de este gran modisto, por lo menos podremos inspirarnos y disfrutar con lo que vemos.











¿Será difícil repetir otro Pertegaz? Muchos dicen que repetir a un maestro tan exquisito como él es prácticamente imposible. Y yo opino lo mismo. 

Descansa en paz.

jueves, 28 de agosto de 2014

UNA TARDE EN LA NUEVA GALERÍA NACIONAL DE BERLÍN

El arte es la expresión del alma que desea ser escuchada
(Anónimo)

Aprovechando que hoy se suspendían dos de mis clases de español, decidí pasar la tarde haciendo algo diferente y visité la Neue National Galerie Berlin. Cerraba a las 18:00, así que me apresuré para coger el metro hasta Yorckstrasse y luego el tren de cercanías hasta Postdamer Platz. Desde ahí caminé unos 10 minutos hasta que por fin vi el famoso edificio que la albergaba:


Antes de irme, me documenté en Internet un poco sobre esta galería. No quería llegar y no tener idea de casi nada… Resumiendo mucho, me quedé con algunas ideas claves: fue diseñada por Ludwig Mies van der Rohe, recoge arte del siglo XX (expresionismo, cubismo y Bauhaus) y se fundamenta en la idea de que menos es más.

Sin embargo, al llegar a recepción una señora muy amable me explicó por medio de un esquema personal hecho con mucho cariño para los visitantes (ella misma me lo dijo así) qué es lo que realmente recogía la galería en este tiempo determinado, ya que en Internet no quedaba demasiado claro. Ella me mostró su estupendo esquema (que ya me dijo que tenía que patentar por ser yo la tercera persona que le robaba una foto,jeje) una vez que yo le pregunté dónde estaba la famosa obra de Pablo Picasso Femme assise, de 1909. La respuesta fue, como se ve en el esquema al fijarse en las fechas, que no estaba...


Por la entrada pagué 8€ y antes de que os diga mi impresión de esta galería, os voy a poner algunos ejemplos de algunas cosas que pude ver y fotografiar allí, que ni siquiera son las más significativas. Mi cámara sin flash y mi inseparable libreta de apuntes me acompañaron en mi visita de cerca de una hora.



1. Camouflage, Andy Warhol.



2. Grau, Gerhard Richter.



3. Die Zukunft des Emigranten, A.R. Perick.



4. Deutsches Ballet, Hans Ticha.



5. Kloake, Markus Lüpertz.



6. Mann mit Maske, Wolfgang Mattheuer.



7. Otros.











Como ya os he dicho anteriormente, estos son solo algunos ejemplos que he podido fotografiar en la galería. ¿Qué os parecen los cuadros? ¿Y el resto de las cosas que allí se pueden ver? Partiendo de la base de que no soy muy partidaria del arte moderno, era lógico pensar que tanto los cuadros como el resto de cosas que allí se pueden ver no conseguirían entusiasmarme demasiado. Sin embargo, decidí visitar la galería porque pienso que es interesante contar con una visión general de todas las manifestaciones del arte, aunque no siempre sean las favoritas. 

Desde mi punto de vista, la entrada me pareció cara para lo poco que allí se puede ver y no sería uno de los primeros museos que yo recomendaría a cualquier turista.  Algunos cuadros me han parecido un tanto tristes y aburridos. Otros simplemente normales, sin mucho que transmitirme. El resto de las cosas que allí había, ya sean las proyecciones de vídeos como la decoración, me han parecido un tanto extrañas en cuanto al tema y nada bonitas en cuanto a la estética. Muestra de ello es que alguna de estas últimas no han conseguido pararme ni más de un minuto delante de ellas.

Pero bueno, esta no es más que la sencilla opinión de alguien no demasiado experta en arte. Estoy segura de que para los apasionados del arte moderno esta galería puede ser un lugar ideal con el que deleitarse con este tipo de cuadros y motivos de la época. Así que yo recomiendo la visita a la Nueva Galería Nacional, sobre todo, a este colectivo. Para el resto, también la recomiendo, aunque solo sea para ver cosas diferentes a las que, tal vez, estamos acostumbrados.

Para terminar me gustaría dejaros una imagen que fotografié de un libro de la biblioteca que había en la Nueva Galería Nacional. ¿La reconocéis?

domingo, 24 de agosto de 2014

UN TECHO SOBRE TU CABEZA

Una casa es un lugar donde uno es esperado
(Antonio Gala)
Todos los seres humanos necesitamos un lugar donde cobijarnos. Un lugar al que regresar después de un día de trabajo, un lugar donde podemos guardar nuestras pertenencias, un lugar donde poder comer y descansar. En definitiva, necesitamos un lugar al que poder convertir en nuestro espacio personal. Y hay muchos modos de convivir en ese hogar: solo, en familia, con amigos, en pareja, con un animal de compañía etc. Estas formas de convivencia cambian, evidentemente, a lo largo de la vida. 


Si yo mirase hacia atrás e hiciese un repaso histórico de cómo he convivido desde que nací, diría que lo he hecho de muchos modos. Hasta que terminé el colegio viví con mis padres y mi hermana en un piso, en mi primer año de carrera compartí piso en otra ciudad con dos compañeras de colegio, en mi segundo año de carrera compartí piso con otra persona, en mi tercer año de carrera viví en una residencia en Austria y en mis dos últimos años de carrera regresé al piso donde había estado la última vez. Tras la universidad, viví durante unos meses en una residencia en Duisburg y cuando más adelante me mudé a Berlín estuve unos meses en una vivienda compartida muy céntrica que tras terminar el contrato tuve que dejar y cambiarme a otra vivienda compartida no tan céntrica pero situada en un lugar tranquilo. Y ahora vuelve a tocar cambiarse de piso porque el contrato de esta también me termina a mediados de octubre. Sí, lo sé, ¡una auténtica odisea!


En la vida se trata de tomar decisiones y es que en mayor o menor medida somos lo que decidimos. Así, escoger un techo sobre nuestra cabeza es una elección que suele ser premeditada y que dependerá de muchos factores como el trabajo, el dinero, la situación personal etc. Y digo "suele" porque no todo el mundo tiene la fortuna de poder contar con ni siquiera un techo sobre su cabeza. En cualquier sitio podemos ver por la calle a personas pobres que no tienen donde resguardarse ni en una fría noche de invierno. Yo veo esto lamentablemente todos los días en Berlín. Veo, por ejemplo, las sucursales bancarias ocupadas por algunas de estas personas o simplemente a alguien resguardado entre cartones bajo un portal o un puente.


Suele decirse que la convivencia no es fácil y que vivir solo es aburrido. Y yo no estoy de acuerdo del todo con estas afirmaciones aunque todo es relativo... Por un lado, pienso que la convivencia en familia sí puede llegar a ser muy difícil, pues nosotros no escogemos a la familia, nos viene dada desde que nacemos. También puede llegar a ser difícil compartir una vivienda con gente que no conoces de nada. Sin embargo, compartir un piso con tu pareja, con amigos o tu cónyuge no tendrá por qué ser tarea tan difícil, aunque para ello haya que hacer frente a pequeñas discusiones rutinarias.


El tema de vivir solo ya es otro cantar porque hasta octubre no tendré la experiencia de embarcarme en esa aventura. Pero tampoco creo que vaya a ser aburrido. Yo lo he decidido así porque es algo que me apetece hacer, ya que la época de ir de un piso a otro conociendo y conviviendo con gente nueva se me ha acabado. Ahora necesito mi tranquilidad y mi cobijo para trabajar. A los amigos siempre se les podrá invitar y, quién sabe, a lo mejor un pequeño animal de compañía no vendrá nada mal en este tipo de situaciones. 


Para resumir, yo diría que de todos los modos de convivencia que he mencionado se puede sacar un aspecto muy positivo y que lo que hay pensar es si, como dice Antonio Gala en su frase, en esa casa somos esperados, bien acogidos. Ya sea por tu pareja, por tu familia, por tus amigos o incluso por tu mascota.

miércoles, 20 de agosto de 2014

CON UNA SONRISA

Empecemos la vuelta de las vacaciones con la canción When you are smiling, de Leftover Cuties, una canción simple de letra y muy pegadiza. ¿Consiguen las imágenes del vídeo sacarte una sonrisa? A mí sí, desde luego.


Todos nacemos con una sonrisa en los labios, fruto de la ingenuidad del recién nacido y, posteriormente, el niño la va desarrollando a medida que se hace mayor. Así, con el tiempo, vamos conociendo la realidad que nos rodea y elegimos sonreír o estar serios en función de lo positivo o negativo que nos toque vivir.

Es cierto que sonreír y estar alegres siempre no es fácil, pues todos sabemos que la vida no es de color de rosas. Todos sabemos que hay momentos y circunstancias en la vida en las que es imposible esbozar una sonrisa porque todos hemos pasados por momentos muy duros, ya sea por la muerte de un ser cercano, por un divorcio, por la pérdida de un trabajo importante, por problemas económicos, por la aparición de una enfermedad o por cualquier otra circunstancia. Y es en esos momentos cuando la alegría se desmorona. Uno no ve la salida y la vuelta a la normalidad se hace casi imposible. La cara se entristece y los que te rodean lo notan. Y desde mi punto de vista, esto es lo peor que le puede pasar a una persona: cuando la sonrisa desaparece, algo malo está sucediendo.



También es cierto que hay personas a las que les cuesta sonreír y personas que viven con una sonrisa permanente y pegadiza. Y esto no implica que unas sean más felices que las otras. Simplemente se trata de un carácter diferente, de un modo diferente de expresar lo que se siente en cada momento o, y muy importante, de una cultura diferente, muchas veces, determinada por el clima. Todos sabemos que el carácter nórdico nada tiene que ver con el carácter latinoamericano y, por ende, la sonrisa estará más patente en la comunidad hispanohablante.

 


Externamente, a mí me gusta tanto la gente que sonríe como la gente que no sonríe. Pero hablando ya del interior, me gusta la gente que le sonríe a la vida, que es positiva, que sabe salir adelante tras los momentos malos y, en definitiva, la gente auténtica. Y es ese tipo de gente de la que a mí, personalmente, me gusta rodearme.

Desde que vivo en Berlín he tenido la fortuna de conocer a mucha gente de muchos sitios diferentes, con culturas diferentes y modos de ver la vida de un modo muy diferente al mío. Algunos con sonrisa permanente y otros muy serios. Como he dicho antes, eso para mí no marca la diferencia. Lo que más bien me ha hecho acercarme más a unas personas que a otras es su energía positiva, su interior alegre y sus ganas de vivir con entusiasmo e ilusión. Y por suerte, podría dar algunos nombres y apellidos de gente así que he conocido. Es toda esa gente que, en definitiva, hace llevadera y feliz mi estancia aquí.

sábado, 9 de agosto de 2014

ARRIÉSGATE



(Pablo Neruda, Muere lentamente)

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no escucha música,
quien no halla encanto en sí mismo. 
Muere lentamente quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina,
no se arriesga a vestir un nuevo color
o no conversa con desconocidos.
Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de emociones,
aquellas que rescatan el brillo en los ojos 
y los corazones decaídos.

Muere lentamente quien no cambia de vida
cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor,
quien no arriesga lo seguro por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite al menos una vez en la vida huír de los consejos sensatos…
¡Vive hoy!¡Haz hoy!
¡Arriesga hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te olvides de ser feliz!

Me gusta este poema por su simplicidad y claridad. Me gusta este poema porque no hay que darle vueltas a la cabeza para entender lo que de verdad se está transmitiendo: el lenguaje no está disfrazado de metáforas y es directo. Lo único que cabría destacar es que ese muere lentamente no está relacionado con una muerte física, sino con la muerte del alma. Un alma que se oxida, se aburre, se desvanece, pierde su gracia y su ilusión. Así, Neruda menciona en el poema cuáles son las necesidades principales que mantienen viva el alma de todo ser humano: viajar, leer, escuchar música, quererse, cambiar de rutina, conversar con otras personas, arriesgar lo seguro por lo incierto, cambiar cuando uno no está satisfecho con algo etc. Finalmente, en la última estrofa del poema y por medio de exclamaciones muy directas, Neruda invita al lector a vivir el día a díaarriesgar y ser feliz.

Estoy segura de que todos alguna vez habéis escuchado o leído este poema en algún libro de literatura del colegio. Esta mañana, estaba buscando en concreto en Internet un poema que me inspirase para escribir una de mis entradas y me decidí por este sin pensarlo más. Es un poema que, personalmente, me inspira mucho positivismo y me anima a seguir haciendo todas esas cosas que me gustan y por las que siempre he luchado mucho. Como todos sabemos, las dudas y las inseguridades siempre están presentes pero, como dice Neruda, hay que arriesgar para no morir lentamente.

Aquí os dejo una selección de fotos en la que os invito a alimentar vuestro alma para no morir lentamente…:


Anímate a probar nuevos platos.
Nunca dejes lo que amas.












Aprende idiomas y explora nuevas culturas
Define tu estilo personal.
Vive una temporada indefinida donde siempre has soñado.

Viaja y aprende (Varsovia).

Escápate un día a un lugar distinto para desconectar (Grunewald, Berlín).
Visita ciudades próximas  a la tuya (Hamburgo).


Encuentra tu amor verdadero.

Fíjate en los pequeños detalles de cada día.


Haz cosas nuevas.
Arriésgate.

Aprende a saborear todo lo positivo de un trabajo distinto al tuyo.

     
Sé muy feliz con tu trabajo y, para los profesores como yo, nunca dejes de aprender de tus alumnos.

Aprende de todas esas personas y culturas que te rodean.
Y lo más importante, aprende a quererte a ti mismo.