Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

martes, 31 de marzo de 2015

¿CÓMO DICES?

Ayer lunes me tocó ir a la peluquería a sanearme un poco el pelo, pues tenía las puntas bastante estropeadas y el flequillo muy largo. Como no soy de ir a un sitio fijo, esta vez me decanté por ir a una peluquería que está cerca de mi casa, Solymar. Hacía muchísimo que no la pisaba y cuando entré no recordaba a ninguna de las peluqueras. Como me atendieron enseguida, no me dio tiempo ni siquiera de echarle un ojo a las típicas revistas del corazón que siempre tienen las peluquerías. 


Aunque reconozco que no soy muy dada a hablar en la peluquería, sí me gusta que la peluquera me aconseje sobre un estilo u otro para darle un aire diferente a mi corte de pelo. No suelo arriesgarme mucho con los cortes pero sí me gusta que los demás noten que he pisado una peluquería. Que si esta vez con flequillo entero o de lado, que con capas o sin capas, que si las puntas en recto o en pico… Yo me muevo por estas variables y como esta vez no lo tenía muy claro iba con la idea de preguntarle a la peluquera.

Había tres chicas trabajando cuando llegué y recuerdo que la que me lavó el pelo utilizó un champú de olor a frambuesa que me encantó. Tras decirme la típica frase de peluquera "Ya te hacía falta darle un corte" y rechazar su oferta de echarme una mascarilla por la que me cobraría, me sentó en el tocador y me desenredó el pelo. Luego me atendió otra peluquera que, para mi sorpresa, resultó ser sorda. Aunque de apariencia física más que normal, me di cuenta de que no oía porque le costaba articular las palabras al hablar. No entendía casi nada de lo que me decía y finalmente nos fuimos entendiendo por señas.


Terminé indicándole que me cortase un poco las puntas y el flequillo. No quería arriesgar demasiado diciéndole que me cortase a capas por si no me entendía. Así, en silencio, terminó su trabajo. Debo reconocer que la situación, de un poco de impotencia, me incomodó un poco porque no podía entablar la típica conversación peluquera-clienta en la que me asesorase como era debido. Pero lo que hizo, lo hizo bien, de eso no hay queja.

Esta chica me dio mucho que pensar porque sabe Dios las dificultades con las que, la pobre, se ve rodeada cada día por carecer del sentido auditivo. Tanto en su vida personal como en su vida privada. Yo no me puedo imaginar mi vida sin oír una voz, una canción, los ruidos de la calle… Estoy acostumbrada a que no me falte de nada, a contar con todas las facilidades, a tener la fortuna de no tener este tipo de dificultades. Y encontrarme con personas que tienen este tipo de problemas me entristece y me pone los pelos de punta. Estoy segura de que la vida para ellas es el doble de complicada que para mí, aunque ya estén acostumbradas a vivir así.


Si mal no recuerdo, ayer fue la primera vez con la que me topé una persona sorda en un trabajo normal y me pareció fenomenal que pudiese trabajar allí y sentirse perfectamente integrada. Aunque supongo que la situación con el cliente puede llegar a ser un tanto incómoda, lo cierto es que solo se necesita un poquito más de paciencia para lograr la comunicación. De hecho, la situación me recordó a la primera vez que fui a la peluquería en mi año Erasmus en Austria. No hablaba bien alemán y tuve que explicarle con señas cómo quería el corte de pelo. 

Si de algo recuerdo a las personas sordas es como docentes de un curso de lengua de signos que hice en el año 2010. Aquí pude aprender mucho sobre este colectivo. No solo de su complicado sistema de signos, sino de su vida cotidiana. Muchos habían conseguido llevar una vida normal, incluso habiendo formado una familia.

Lo importante no es escuchar lo que se dice, sino averiguar lo que se piensa.
(Juan Donoso Cortés) 

domingo, 29 de marzo de 2015

TATUAJES

¿Te gustan los tatuajes? A esta pregunta la respuesta suele ser un sí o un no absoluto, pues tatuarse no pasa indiferente a nadie. Tatuarse es algo que está de moda desde hace ya varios años, y es que los tatuajes son algo muy particular y personal. Nadie se tatúa sin pensarse varias veces qué le apetece escribirse sobre su piel, dado que es algo que, si uno no se somete a un tratamiento específico para quitárselo, perdura para siempre en la piel del tatuado.

Son muchas las zonas de la piel donde hacerse un tatuaje. Algunas de las más demandadas hoy en día son quizás la espalda, la barriga, las muñecas, el talón, el pie y el brazo. Aunque hay muchos motivos para tatuarse, entre los más típicos se encuentran la mariposa, el sol, la luna, la estrella, las letras individuales, los nombres o alguna que otra frase célebre.



 


Desde mi punto de vista, hay quien abusa de los tatuajes. Y este abuso hace que los tatuajes pasen de la sofisticación a la vulgaridad. No hay más que pensar en personajes conocidos como David Beckham, tatuado por todas partes de su cuerpo y donde cada uno de sus tatuajes tiene un significado específico como el nombre de sus hijos.

Aunque reconozco que nunca me he considerado partidaria de hacerme un tatuaje, la idea de hacerme uno comenzó a rondarme en mi cabeza durante mi estancia en Berlín. Es una ciudad donde está muy de moda, prueba de ello son las numerosas tiendas donde puedes hacerte con uno de ellos. Fue concretamente en verano cuando empecé a pensar en ello, cuando trabajaba en Calzedonia y podía ver el cuerpo tatuado de muchas de mis clientes en los probadores. Algunos eran grandes, verdaderas obras de arte. Otros, sin embargo, pequeñas discreciones que le daban un aire muy chic a la persona.

Así que decidí hacerme uno. Sobre el tamaño, no dudé: sabía que quería algo pequeño y muy discreto. La zona ya fue otro cantar pues me gustaban varias como la muñeca, el talón o la espalda. Finalmente me decidí por el pie, por una parte muy discreta que no estuviese a la vista para que no terminase aburriéndome. Una vez elegida la zona pensé mucho sobre en qué tatuarme y tras meditarlo me decanté por una letra específica del alfabeto alemán, la Eszett: ß. Es una letra muy característica del alemán que equivale a dos "ss" y se utiliza en palabras como Spaß (broma). Así, aprovechando que tiene forma de "b", decidí tatuármela y atribuir a su significado palabras que quedasen para el recuerdo: Berlín, Belén, ballet.


Y con esta frase hecha os dejo…¡Animaos a tatuaros!

domingo, 22 de marzo de 2015

DESCONECTAR

Qué mejor que un día en plena naturaleza para desconectar de la rutina diaria y qué mejor que hacerlo en buena compañía. Ayer sábado fue uno de esos días marcados en el que decidimos coger nada menos que tres coches para hacer una bonita ruta turística: Finisterre, Ézaro y Culleredo. Fuimos un total de 14 personas, algunos de ellos compañeros de carrera de mis amigas Rosa y María llegados de América latina, concretamente de Perú, Venezuela y Argentina.

Todo el grupo en Ézaro.

De comilona en Finisterre.

En Finisterre, las chicas.
Pensamos que sería un día propicio para enseñarles esta ruta a nuestros colegas los latinoamericanos. Y no nos equivocamos. El sol brilló y, aunque hacía bastante viento, pudimos disfrutar de estos hermosos paisajes:

Vistas de Finisterre.

Faro de Finisterre.

Vistas de Finisterre.

Cascada de Ézaro.

domingo, 1 de marzo de 2015

LA MAGIA DE GALICIA

Los estereotipos sociales dicen, entre otros, que los gallegos somos amables, cercanos, indecisos y que tenemos cierta retranca. A una simple respuesta de y no respondemos casi siempre con un depende y en una comida nunca nos atrevemos a servirnos la última cucharada, lo que se conoce como la vergüenza del gallego.

Galicia cuenta con un idioma oficial, el gallego, que la hace especial, mágica. Aunque es cierto que su uso está quedando relegado a situaciones muy concretas como el ambiente familiar y que siempre se está trabajando por su mayor difusión y uso, el gallego es una lengua discreta que cuenta hoy día con bastantes prejuicios. Es la historia de una lengua que desde la dictadura franquista ha sufrido mucho (no era considerada oficial, sino como un simple dialecto que se hablaba con diferentes acentos según la localidad gallega) y que no fue hasta 1981 cuando se declaró como lengua cooficial y propia en el Estatuto de Autonomía de Galicia. Además, también se declaró en dicho Estatuto que las competencias plenas en el proceso de normalización se reservan para las instituciones autónomas. Una prueba de ello fue la publicación de Normas Ortográficas e Morfolóxicas de idioma galego, por la Real Academia Galega (12.07.03).

Sin embargo, Galicia no es solo conocida por su idioma característico, sino también por su acento. Y es que cuando un gallego cambia para hablar al idioma al español tiene un acento característico enseguida reconocido para el público español. En la inmensa mayoría de las personas no se duda de su origen gallego. Aquí os dejo un vídeo muy casero que encontré en Youtube donde podéis escuchar el acento tan característico de los gallegos.


Y es que no solo el idioma es un rasgo característico de Galicia. La magia de Galicia también se traspasa a sus paisajes, comidas, arte y moda. De todas estas manifestaciones podríamos enumerar varios ejemplos. Aquí algunos:
  • Paisajes: playa de las catedrales, íslas Cíes etc.
  • Comidas: moluscos como el pulpo; marisco como las ostras y los percebes; pescado como el gallo y la merluza etc.
  • Arte: catedral de Santiago de Compostela, las murallas de Lugo etc.
  • Moda: Adolfo Domínguez, Inditex de Amancio Ortega etc, Purificación García, Roberto Verino, Florentino etc.
A continuación os  presento el polémico videoclip de Enrique Iglesias grabado en Galicia: Noche y día. En él se pueden apreciar varios lugares y paisajes de la localidad gallega. Era el primer videoclip que Enrique Iglesias rodaba en España y él mismo explicó que Galicia era el mejor lugar para grabar por su hermosura. 

Alberto Núñez Feijóo, el presidente de al Xunta de Galicia, ha justificado que su Ejecutivo destinase 300 000€ a este videoclip que incluye al arranque una decena de planos con distintas localizaciones gallegas y ha dicho que se trata de una acción de promoción turística más para atraer visitantes a la comunidad.


Los supermercados GADIS ofrecen cada cierto tiempo anuncios en gallego de gran duración (rondan los cinco minutos) en los que se plasma muy bien la realidad de Galicia y el carácter gallego. Este es el último vídeo publicado:




O verdadeiro heroismo está en transformar os desexos en 

realidades e as ideas en feitos. (Castelao)