Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

domingo, 13 de septiembre de 2015

¿A QUÉ HUELES?

Lo admito. Soy una enamorada de los olores. Los buenos olores, claro está. Me gusta cómo huelen el mar, los árboles, las flores, el café recién molido. También me gusta el olor de los libros viejos, de la tapicería de un coche nuevo o de una comida recién preparada. 

Me encanta la gente que huele bien, que desprende un olor natural y se le reconoce fácilmente por este. Admito que me encanta la combinación de hombre trajeado con unas gotas de colonia fresca...

Muchas veces el olor natural es fruto del uso de alguna colonia o crema hidratante. Sin embargo, aunque haya muchos perfumes o cremas a la venta, siempre van a oler un poco distintos según el tipo de piel al que se le aplique, ya que cada persona adquiere un olor particular que va asociado a su personalidad. 

Este olor diferente entre unas personas y otras es debido a factores como nuestra alimentación, clima, temperamento o edad. Además, cada piel contiene de forma natural un cóctel químico particular que deja un rastro de aroma irrepetible. Así, al juntarse los perfumes con el olor corporal de una persona adquieren vida propia y crean una seña de identidad única.

Otros de los olores que me gustan son los que van asociados a lugares como por ejemplo la casa de una amiga, una iglesia, el colegio, la universidad o la cafetería de al lado de tu casa. Es como si el olor de estos lugares te estuviese dando la bienvenida tan pronto los pisas.

En la actualidad hay muchas formas de, digámoslo así, "comprar un buen olor". A los  clásicos perfumes, colonias o aguas de colonia podemos sumarles las cremas hidratantes corporales, geles de ducha o champús para el cabello. Para nuestro hogar, podemos encontrar en el mercado un sinfín de ambientadores o productos de limpieza que desprenden un delicioso aroma. Y para nuestra ropa… ¿Qué mejor que un fresco suavizante?

Estos son algunos de mis productos comprados recientemente que desprenden un rico aroma...

1. Gotas de Mayfer. Es un agua de colonia fresca que recuerda a un aroma infantil.


2. Clenosan. Es una crema hidratante corporal de parafarmacia muy fácil de extender.


3. Moussel. Gel de ducha, gel de ducha hidratante, jabón de manos y recambio.


4. Herbal essences nude 0%. Champú y acondicionador.


5. Gal. La clásica vaselina neutra perfumada.

6. Desodorante NIVEA.



Había miles de aromas en su ropa. Olor a arena, piedra, 

musgo. Aún el de la salchicha que había comido semanas 

antes. Solo faltaba un olor, el suyo.

(Del libro "El perfume")